Bacalao noruego, el “oro blanco” de los vikingos, un regalo a la gastronomía mundial

Vikingos, cultura clave que descubrió el bacalao noruego, considerado el oro blanco hasta la actualidad

El bacalao noruego, es un alimento muy nutritivo pues su carne magra posee tan solo el 3% de grasa en su interior y baja en hidratos de carbono. De hecho, el 96% de las calorías de una porción de bacalao proviene de las proteínas, es rico en ácidos grasos omega 3, vitaminas y proteínas.

Por esa razón, el bacalao, es llamado el oro blanco de los vikingos y está considerado como un regalo para la gastronomía mundial. Norwegian Seafood Council, empresa líder en producir bacalao del Atlántico, reveló a NotiPress que su pesca está limitada por la naturaleza. “La mayor parte de la obtención del bacalao se lleva a cabo durante una temporada corta entre enero y abril, cuando los peces desovan frente a las costas del norte de Noruega“.

De acuerdo con la compañía, este es un periodo donde la calidad del pescado rico en propiedades nutritivas es el mejor momento para consumirlo“Nuestro bacalao proviene de la mejor región del Ártico Nororiental (NEA), es considerado saludable y viable por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIE)”, afirman en su sitio web.

Los grandes responsables de que el bacalao noruego sea uno de los pescados más cotizados del mundo hoy en día, es debido a los vikingos. Gracias a su ingenio en cuanto a la pesca, técnicas de preservación e intercambios mercantiles, el pescado fue usado como una moneda de cambio en sus grandes expediciones marítimas.

Respecto al método de preparación y gastronomía, cuenta con una amplia gama de recetas culinarias de acuerdo con las diferentes culturas donde se consume el producto. Para los vikingos, este delicioso pescado podía traspasar fronteras, su origen e historia es igual de fascinante que su sabor, pues data de hace más de 11 mil años.

Bacalao colgado para su secado en el fiordo de Lyngen al norte de NoruegaVALUGUI Foto: ElMundo.es

Un aporte importante de los vikingos, fue el método de conservación del bacalao, un aspecto que gracias a su secado en los vientos helados de Noruega era posible conservarlo. Al secarse, tomaba una consistencia dura y se convertía en un alimento masticable para los navegantes, asimismo descubrieron que su contenido proteico aumentaba considerablemente.

Su famosa técnica de secado del pescado podría conservar hasta diez años el producto; actualmente es clave la temperatura del aire noruego para su secado. Los vikingos no solo eran excelentes navegantes, también eran grandes comerciantes posicionando al pescado en otras regiones de Europa.

Algunas culturas, entre ellas los vascos y más tarde los portugueses quedaron asombrados por el bacalao noruego. Posteriormente, aportaron técnicas de sazón convirtiéndolo al pescado en uno de los platillos principales de su propia gastronomía.

Fuente de información NOTIPRESS

Andrés Zimbron

Sigueme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *