Hidrógeno sería una alternativa energética para reducir emisiones de carbono

Estudios avalan la eficiencia de este elemento como combustible limpio gracias a su bajo peso y fácil almacenamiento

Gobiernos y empresas de todo el mundo, destinan gran cantidad de dinero hacia la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que permitan la reducción de emisiones de carbono. Una de las apuestas fuertes ante este desarrollo, es el uso de hidrógeno como combustible limpio, este elemento podrá permitir una reducción considerable de las emisiones de carbono.

Dadas las características físicas y químicas del hidrógeno, como su bajo peso, densidad energética, fácil almacenamiento y nula emisión directa de dióxido de carbono, lo convierten en un combustible ideal. La versatilidad de este elemento le hacen tener un potencial inmenso y la tecnología para aprovechar dicho potencial está en desarrollo para sustituir a los combustibles tradicionales.

Además de poder abastecer una red energética directa, el hidrógeno tomó fuerza para hacerse notar como una alternativa en sectores como el transporte, edificios corporativos y la industria en general. “Hemos visto mucho progreso y análisis para descarbonizar electricidad, pero aún no sería suficiente” dice Dharik Mallapragada, investigador de la Iniciativa Energética del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT).

El hidrógeno es un portador de energía interesante, pero comprender el papel del hidrógeno requiere estudio de las interacciones entre el sistema eléctrico y una cadena de suministro de hidrógeno” agregó Mallapragada. Para ello, el MIT, en colaboración con la empresa en combustibles Shell, trabajó en un estudio sistemático sobre el papel del hidrógeno y su impacto de las vías tecnológicas. Tomaron en cuenta las interacciones con la red eléctrica y las variaciones espacio-temporales en la demanda de energía. Dicho estudio, co-optimiza la inversión en infraestructura y la operación en toda la cadena de suministro de electricidad e hidrógeno en diversos escenarios de precios de emisiones. Como resultado se encontraron beneficios sustanciales, en términos de costos y reducción de emisiones de carbono, además de una descarbonización de sectores de uso final.

Emre Gençer, colaborador de la investigación comentó; “Estamos viendo un gran interés por parte de la industria y el gobierno, todos están haciendo preguntas sobre dónde invertir y cómo priorizar la descarbonización“. El estudio considera sectores donde pudiera estar estrictamente limitado la emisión de carbono para optimizar rendimiento de tecnologías en hidrógeno con fines hacia la descarbonización.

Para comprobar la eficacia del modelo, investigadores implementaron el modelo del sistema energético en la red energética del noreste de los Estados Unidos. Esta región cuenta con legislación vigente y apoyo regulatorio en cuanto a energías limpias y renovables, además de tener una alta demanda de energía destinada a la calefacción, sector difícil de electrificar y que resulta un buen beneficiario del hidrógeno. Se probó la solidez del sistema de hidrógeno frente a diversos factores, cómo emisiones de gases de efecto invernadero y gas natural utilizado en producción de energía e hidrógeno. Esto se reflejó en un ahorro para las empresas respecto a la forma de reducir la emisión de carbono, con ello se incrementa el valor de esta tecnología frente a sistemas basados en gas natural.

Fuente de información NOTIPRESS

Ricardo Cocoletzi

Sigueme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *