Programa Bracero: ¿cuál fue la balanza histórica del tratado?

A mediados del siglo veinte, el Programa Bracero permitió la migración legal temporal a Estados Unidos para trabajadores agrícolas mexicanos

Este 12 de julio de 2022, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se reunió con su homólogo estadounidense, Joe BidenEntre otros temas, se habló de la situación migratoria, con la propuesta de López Obrador de implementar un programa de visas temporales de trabajo, similares a las del Programa Bracero. El ejecutivo mexicano subrayó los resultados positivos del Programa Bracero, aunque reconoció errores, abusos e incumplimientos en aquel entonces, por lo que aquí se presenta el balance histórico de tal acuerdo.

Según Irina Córdoba, del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Programa Bracero surgió a partir de acuerdos diplomáticos entre 1942 y 1964. Este tenía el fin de regular el trabajo de mexicanos en Estados Unidos, en un contexto de crisis del mercado laboral desatada en aquel país por la Segunda Guerra Mundial.

Durante 22 años, explica la académica, el Programa Bracero reguló la entrada de migrantes a Estados Unidos, mayormente hombres solos, provenientes de áreas rurales, para el trabajo agrícola temporal en el país. Esto sucedió bajo un esquema de documentación, fincado en un contrato avalado por ambos países. En su discurso en la Casa Blanca, el presidente López Obrador destacó que, en este período, “se contrató a 130 mil trabajadores mexicanos mediante este procedimiento pactado por ambos gobiernos“.

Existieron críticas al Programa Bracero desde sus inicios, aunque se profundizaron al concluir el conflicto bélico, afirma Irina Córdoba. Entre las críticas se menciona el maltrato a los emigrantes y las dificultades del proceso de reclutamiento. El rechazo se incrementó gradualmente por la creciente flexibilidad de las contrataciones durante los 22 años de operación de estos acuerdos.

También por el fortalecimiento de los movimientos por los derechos laborales agrícolas en territorio estadounidense y por no haberse eliminado nunca los cruces indocumentados. Igualmente se menciona la confrontación regional de empresarios agrícolas y autoridades de gobierno, así como a organizaciones clientelares que buscaron incidir en los procesos de contratación y en los mercados de trabajo.

Aunque se reconocen los fallos de estos acuerdos, la situación migratoria actual urge nuevamente la creación de un programa de visas de trabajo temporal, argumenta el ejecutivo mexicano. “Fue un marco más seguro y con menos violaciones a los derechos humanos, si se compara con las disposiciones migratorias actuales“, comentó López Obrador al presidente Biden.

De acuerdo con datos del Anuario de migración y remesas 2021el principal corredor migratorio en 2020 fue el de México a Estados Unidos. Éste representó el 3.9 por ciento de la migración mundial y 10.9 millones de personas migrantes. Además, por la pandemia de COVID-19, Estados Unidos disminuyó su emisión de visas para inmigrantes un 96.8% en el segundo trimestre de 2020.

Pese a no haber sido un programa perfecto, actualmente se busca recuperar la noción de migración regulada y visas de trabajo temporal del Programa Bracero para enfrentar los diversos problemas migratorios actuales. El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha insistido en la necesidad de una solución cooperativa con Estados Unidos. Ello para hacer frente, de forma humanitaria, al flujo de migrantes mexicanos y centroamericanos, situación que expuso una vez más frente a su interlocutor de la Casa Blanca.

Fuente de información NOTIPRESS

Jorge Cerino

Sigueme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.