La ONU otorga reconocimiento especial a 10 iniciativas pioneras en restaurar el mundo natural 

Los programas laureados con el reconocimiento Iniciativas Emblemáticas de Restauración Mundial generan impactos positivos desde América Central hasta Asia Oriental. Estas iniciativas reúnen las condiciones para recibir apoyo, asesoramiento o financiación gracias al respaldo de las Naciones Unidas. 

La ceremonia de presentación contó con la participación activa de la Dra. Jane Goodall, Jason Momoa, Li Bingbing, Filipe Toledo, Frida Amani, Edward Norton, Ellie Goulding, entre otras grandes personalidades. 

Las Naciones Unidas otorgaron un galardón especial a 10 iniciativas innovadoras de diversas regiones del planeta en reconocimiento a su vital trabajo en la restauración del mundo natural. 
 
Las iniciativas ganadoras fueron presentadas en la Conferencia de Diversidad Biológica de la ONU (COP15) en Montreal y en una ceremonia virtual que contó con la exclusiva participación de los actores Jason Momoa y Edward Norton, la Dra. Jane Goodall, el montañista extremo Nirmal Purja, la cantante Ellie Goulding, el grupo musical británico Bastille, la celebridad china Li Bingbing, la Directora Ejecutiva del PNUMA Inger Andersen, la Directora General Adjunta de la FAO Maria Helena Semedo y el economista británico Sir Partha Dasgupta, entre otras grandes personalidades. La gala fue conducida por Malaika Vaz, exploradora de National Geographic de la India y también documentalista de la vida silvestre. 
 
Diez programas fueron declarados como Iniciativas Emblemáticas de la Restauración Mundial y reúnen las condiciones para recibir apoyo, asesoramiento o financiación gracias al respaldo de las Naciones Unidas. Estos galardones se enmarcan en el mandato del Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas, un movimiento mundial coordinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). El Decenio de la ONU se diseñó para prevenir y revertir la degradación de los espacios naturales en todo el planeta. 
 
Las 10 iniciativas emblemáticas tienen como objetivo común restaurar más de 68 millones de hectáreas de zonas degradadas, un área más grande que el territorio de Myanmar, Francia o Somalia, así como crear 15 millones de empleos. 
 
Al anunciar las Iniciativas Emblemáticas de la Restauración Mundial, el Decenio de las Naciones Unidas busca rendir homenaje a los mejores ejemplos de restauración de ecosistemas a gran escala y a largo plazo, iniciativas ejemplares que encarnan los 10 Principios de Restauración del Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de Ecosistemas. 
  
El Decenio de las Naciones Unidas es consciente del tiempo necesario para que los esfuerzos de restauración produzcan resultados. Por tanto, de aquí hasta 2030, se convocarán nominaciones periódicas para los galardones Iniciativas Emblemáticas de la Restauración Mundial. Asimismo, considerando la previsión de un incremento de la financiación del Fondo Fiduciario de Asociados Múltiples del Decenio de las Naciones Unidas, se están examinando propuestas adicionales, tales como diversas campañas de restauración de Pakistán, Perú y una iniciativa centrada en Somalia y demás países afectados por la sequía. 
 
La señora Inger Andersen, Directora Ejecutiva del PNUMA, afirmó: “Transformar nuestra relación con la naturaleza es la clave para revertir la triple crisis planetaria del cambio climático, la pérdida de recursos naturales y biodiversidad, y la contaminación y los desechos. Estas 10 primeras Iniciativas Emblemáticas de la Restauración Mundial evidencian que la voluntad política, la ciencia y la colaboración más allá de fronteras nos permite a todos lograr los objetivos del Decenio de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas y así forjar un futuro más sostenible no solo para el planeta, sino también para quienes lo consideramos nuestro hogar”. 
 
El señor Qu Dongyu, Director General de la FAO, declaró: “La FAO, junto con el PNUMA, como codirector del Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas, se complace en otorgar el galardón de Iniciativa Emblemática de Restauración Mundial a los 10 programas de restauración de ecosistemas más ambiciosos, visionarios y prometedores del 2022. Estas iniciativas emblemáticas inspiran a todos para aprender a restaurar nuestros ecosistemas con miras a lograr mejores prácticas de producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una mejor vida para todos, sin dejar a nadie atrás”. 
 
Las Iniciativas Emblemáticas de la Restauración Mundial en su primera edición son: 
 
Pacto Trinacional del Bosque Atlántico 

El Bosque Atlántico cubría una franja considerable de Argentina, Brasil y Paraguay. Sin embargo, se ha reducido a fragmentos tras siglos de tala, expansión agrícola y construcción de ciudades.  
 
Por tal motivo y desde hace décadas, cientos de organizaciones participan activamente en los esfuerzos dirigidos a proteger y restaurar los bosques en estos tres países de América del Sur. Sus iniciativas se centran en crear corredores de vida silvestre para especies en peligro de extinción (como el jaguar y el tití león dorado), asegurar el suministro de agua para las personas y la naturaleza, contrarrestar las repercusiones del cambio climático y desarrollar la resiliencia a estos, y crear miles de empleos. 
 
A la fecha se han restaurado 700.000 hectáreas del millón de hectáreas establecido como objetivo para 2030 y con miras al segundo objetivo de 2050 que fijó un total de 15 millones de hectáreas. 
 
Restauración Marina de Abu Dhabi 

El objetivo principal de la campaña en los Emiratos Árabes Unidos consiste en proteger a la segunda población de dugongos más grande del mundo para así permitir la restauración de los lechos de pastos marinos (el alimento preferido del dugongo vegetariano), los arrecifes de coral y los manglares a lo largo de la costa del Golfo Arábigo. 
 
El proyecto en curso de implementación en el emirato de Abu Dhabi mejorará las condiciones de un gran número de plantas y animales además de los dugongos y pastos marinos , incluidas cuatro especies de tortugas y tres tipos de delfines. Las comunidades locales se beneficiarán de la recuperación de algunas de las 500 especies de peces, así como de mayores oportunidades para el ecoturismo. 
 
Abu Dhabi quiere garantizar que sus ecosistemas costeros sean resilientes ante el calentamiento global y el rápido desarrollo urbano de las zonas costeras en lo que ya es uno de los mares más cálidos del mundo. 
 
A la fecha ya se han restaurado alrededor de 7.500 hectáreas de zonas costeras y 4.500 hectáreas adicionales están en curso de restauración para 2030. 
 
Gran Muralla Verde para la Restauración y la Paz 

La Gran Muralla Verde es una ambiciosa iniciativa centrada en restaurar sabanas, pastizales y tierras de cultivo en toda África con el objetivo de ayudar a que las familias y la biodiversidad hagan frente al cambio climático, así como evitar que la desertificación siga amenazando a las comunidades que llevan años en condición de vulnerabilidad.  
 
La Unión Africana puso en marcha esta iniciativa emblemática en 2007 a fin de transformar las vidas de millones de personas en la región del Sahel mediante la creación de un cinturón de paisajes verdes y productivos en 11 países. 
 
Para 2030, la Gran Muralla Verde se ha trazado los objetivos de restaurar 100 millones de hectáreas, secuestrar 250 millones de toneladas de carbono y crear 10 millones de empleos verdes. 
 
Mientras que la Gran Muralla Verde se focaliza en tierras degradadas que se extienden a lo largo del continente, la iniciativa emblemática del Decenio de las Naciones Unidas se centra particularmente en Burkina Faso y el Níger. 
 
Regeneración del río Ganges 

La restauración de la vitalidad del Ganges, el río sagrado de la India, es el objetivo central de una gran apuesta que implica: reducir la contaminación, reconstruir la cubierta forestal y proporcionar un amplio conjunto de beneficios ecosistémicos a los 520 millones de personas que viven cerca de su vasta cuenca. 
 
El cambio climático, el crecimiento demográfico, la industrialización y el riego inadecuado han degradado el río Ganges a lo largo de su sinuoso curso de 2.700 kilómetros desde el Himalaya hasta la Bahía de Bengala (India). 
 
El Gobierno de la India puso en marcha la iniciativa Namami Gange en 2014 por la cual se están reforestando partes de la cuenca del río Ganges, al tiempo que se fomenta la agricultura sostenible. Asimismo, tiene como objetivo revivir especies clave de la vida silvestre, incluidos los delfines de río, las tortugas de caparazón blando, las nutrias y el pez sábalo hilsa. 
 
La inversión por parte del Gobierno de la India ha alcanzado los US$ 4.250 millones a la fecha. La iniciativa cuenta con la participación de 230 organizaciones y ha logrado restaurar 370 km de río hasta la fecha. Por si fuera poco, ha logrado igualmente reforestar 30.000 hectáreas, en el camino hacia la meta de 135.000 hectáreas para 2030. 
 
Iniciativa internacional para la restauración de las montañas 

Las regiones montañosas se enfrentan a desafíos únicos. En particular, el cambio climático ha estado derritiendo los glaciares, erosionando los suelos y poniendo en peligro a numerosas especies, a menudo al punto de la extinción. El agua que nace de las montañas abastece a las granjas y ciudades en las llanuras cuesta abajo, pero su calidad está alterándose y genera desconfianza. 
 
La iniciativa de la Alianza por las Montañas cuenta con sedes en Kirguistán, Serbia, Rwanda y Uganda y representa un claro ejemplo de cómo los proyectos en tres regiones diversas aprovechan los principios de restauración para que los ecosistemas de montaña sean más resistentes, conserven su capacidad de sustento a la vida silvestre única que alberga y proporciona beneficios de vital importancia a las personas de la región. 
 
Rwanda y Uganda son el hogar de una de las dos únicas poblaciones restantes del gorila de montaña, actualmente en grave peligro de extinción. Gracias a que se ha protegido su hábitat, el número de gorilas se ha duplicado en los últimos 30 años. Por su parte, en Kirguistán, las prácticas de pastoreo han adoptado un manejo más sostenible de los pastizales, de manera que proporcionen una mejor alimentación tanto al ganado como al íbice siberiano (Capra sibirica). Igualmente, los leopardos de nieve se están recuperando poco a poco. En Serbia, las autoridades han estado ampliando la cubierta arbórea y revitalizando los pastos en dos zonas protegidas; esto ha permitido que los osos pardos hayan regresado a los bosques, donde los esfuerzos de restauración también está ayudando a los ecosistemas a que se recuperen de los incendios forestales. 
 
Iniciativa de restauración en los pequeños Estados insulares en desarrollo 

Esta iniciativa emblemática centra sus actividades en tres pequeños Estados insulares en desarrollo (las Comoras, Santa Lucía y Vanuatu), por la que se impulsa de cima a sima la restauración de los ecosistemas únicos y se aprovecha el crecimiento de la economía azul para ayudar a las comunidades insulares a recuperarse de la pandemia de COVID-19. 
 
Sus objetivos incluyen reducir los factores de presión sobre los arrecifes de coral, ecosistemas altamente vulnerables a los daños causados por las tormentas, y así las poblaciones de peces puedan recuperarse. Los ecosistemas que se están restaurando incluyen igualmente lechos de pastos marinos, manglares y bosques. 
 
Como complemento a la elaboración de una “caja de herramientas” con soluciones para el desarrollo sostenible de los territorios insulares, esta iniciativa emblemática tiene como objetivo amplificar la voz de las naciones insulares que han estado haciendo frente al aumento del nivel del mar y a la intensificación de las tormentas como consecuencias del cambio climático. 

Iniciativa de Conservación de Altyn Dala
 
Al igual que muchos pastizales en todo el mundo, las vastas estepas de Asia Central están en declive debido a factores como el pastoreo excesivo, las alteraciones climáticas y el cambio de uso de suelo para tierras cultivables. 
 
En Kazajstán, la Iniciativa de Conservación de Altyn Dala ha centrado su trabajo desde 2005 en restaurar los ecosistemas esteparios, semidesérticos y desérticos dentro de la histórica área de distribución de la saiga, un antílope que fuese abundante hace años y que actualmente está en peligro crítico por la caza y la pérdida de hábitat. 
 
De hecho, la población de saigas se había desplomado a 50.000 en 2006, pero se recuperó a 1,3 millones según el más reciente informe de 2022. Por si revivir y proteger la estepa fuese poco, la iniciativa ha igualmente ayudado a conservar humedales que constituyen puntos de descanso vitales para unos 10 millones de aves migratorias. Entre las principales especies de aves se encuentran el avefría sociable (Vanellus gregarius), la barnacla cuellirroja (Branta ruficollis), el pato malvasia de cabeza blanca (Oxyura leucocephala) y la grulla siberiana blanca (Grus leucogeranus). 
 
Corredor Seco Centroamericano 

Los ecosistemas y las poblaciones humanas que habitan el Corredor Seco Centroamericano son especialmente vulnerables al cambio climático a causa de su exposición a las precipitaciones impredecibles y a las olas de calor. Recientemente, el 2019 marcó el quinto año de sequía en el que se contabilizaron 1,2 millones de personas en la región que necesitaban ayuda alimentaria. 
 
Aprovechar los métodos agrícolas tradicionales para construir la productividad de los paisajes, incluida su biodiversidad, es el núcleo de esta iniciativa emblemática de restauración que abarca seis países: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá. 
 
Por ejemplo, los sistemas agroforestales que integran la cobertura arbórea con cultivos como el café, el cacao y el cardamomo logran incrementar la fertilidad del suelo y la disponibilidad de agua, al tiempo que sustentan gran parte de la biodiversidad del bosque tropical original. 
 
Para 2030, el objetivo de la iniciativa es contar con 100.000 hectáreas en curso de restauración y crear 5.000 empleos permanentes. 
 
Construir con la Naturaleza en Indonesia 

Demak, una comunidad costera de baja altitud en Java (la isla principal de Indonesia), se ha visto afectada por la erosión, las inundaciones y la pérdida de tierras causadas por la eliminación de manglares para estanques de acuicultura, subsidios de tierras e infraestructura. 
 
En lugar de replantar árboles de manglar, esta innovadora Iniciativa Emblemática de la Restauración Mundial ha construido estructuras similares a cercas (barreras) a partir de materiales naturales a lo largo de la orilla para mitigar el impacto de las olas y atrapar el sedimento, lo que logra crear condiciones para que los manglares se recuperen de manera natural. Se han construido unos 3,4 km de longitud de estructuras permeables y se han restaurado 199 hectáreas de manglares. 
 
A cambio de permitir que los manglares se regeneren, las personas locales que viven de la agricultura han recibido capacitación en técnicas sostenibles que ya han incrementado su producción de camarones. Gracias a que los manglares constituyen un hábitat para una miríada de organismos marinos, los pescadores han sido testigos directos de cómo han mejorado sus capturas cerca de la costa. 
 
Iniciativa Shan-Shui en China 

Esta ambiciosa iniciativa combina 75 proyectos a gran escala para restaurar ecosistemas, desde montañas hasta estuarios costeros, en la nación más poblada del mundo. 
 
La iniciativa fue puesta en marcha en 2016 como resultado de un enfoque holístico de la restauración. Los proyectos se enlazan con los planes espaciales nacionales, trabajan a escala de paisaje o cuenca hidrográfica, incluyen áreas tanto agrícolas como urbanas y ecosistemas naturales, y buscan impulsar múltiples industrias locales. Todas las iniciativas incluyen objetivos en favor de la biodiversidad. 
 
Ejemplos de ello son el proyecto de las cabeceras del río Oujiang, en la provincia de Zhejiang, que integra el conocimiento científico con los métodos tradicionales de cultivo. Entre las prácticas resultantes figuran la construcción de terrazas en las laderas y la combinación de cultivos con la cría de peces y patos, con el objetivo de que el uso de la tierra sea más sostenible. 
 
Hasta la fecha se han restaurado unos 2 millones de hectáreas. El objetivo para 2030 es de 10 millones de hectáreas. 
 
El Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas se seguirá implementando hasta 2030, que también es el plazo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Si no se detiene ni se revierte la degradación de los ecosistemas terrestres y acuáticos, 1 millón de especies seguirán corriendo peligro de extinción. Los científicos afirman que incluso restaurar tan solo el 15% de los ecosistemas en las zonas prioritarias permitiría reducir las extinciones en un 60% si se implementa junto con la mejora de los hábitats naturales pertenecientes a estos ecosistemas. 
 
El Decenio de las Naciones Unidas integra los establecido en las tres Convenciones de Río y alienta a sus países y miembros asociados a incorporar las previsiones climáticas y un futuro climático diferente en sus esfuerzos de restauración. 
 
Nunca antes ha habido una necesidad tan urgente de recuperar los ecosistemas dañados como ahora. Los ecosistemas sustentan toda la vida en la Tierra. Cuanto más sanos estén nuestros ecosistemas, más sanos estarán el planeta y sus habitantes. La restauración de ecosistemas tendrá éxito si y solo si todas y cada una de las personas nos unimos al movimiento #GeneraciónRestauración para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo. 

Sigueme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *