Deconstruyendo “la taza de café perfecta”

Tanto si te gusta el café fuerte, suave, dulce o espumoso, la forma en que se cultiva y produce es tan importante como la forma en que se prepara. Las estrategias de economía circular pueden garantizar que el café no sólo sea agradable, sino también bueno para la naturaleza.

Por Emma Elobeid, redactora senior, Fundación Ellen MacArthur

Piensa en tu taza de café perfecta. ¿Qué aspecto tiene, a qué huele, a qué sabe? ¿Dónde lo preparas, dónde te sientas (o te pones de pie) para beberlo y cómo te hace sentir una vez que lo has tomado? El proceso de beber café a menudo me hace reflexionar. Me pregunté cómo sería una taza de café “perfecta” si pensáramos no sólo en nuestras preferencias personales, sino también en la necesidad de luchar contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad (algo en lo que también pienso a menudo mientras tomo mi café matutino).

Mi dosis diaria me hace sentir regenerada, pero ¿ayuda a regenerar la naturaleza? En última instancia, la forma en que se cultiva y produce el café importa tanto como la forma en que se prepara. Del mismo modo, debemos asegurarnos de que el café que bebemos tenga un impacto positivo en las personas y comunidades que lo cultivan, cosechan y preparan, no sólo en los consumidores.

La economía circular puede mantenernos dentro de los límites planetarios

Es evidente la necesidad de pasar de una mentalidad basada en preferencias de gusto y consideraciones de costos a otra que también tenga en cuenta el medio ambiente. El café que se cultiva en un sistema agrícola convencional dependiente de fertilizantes sintéticos y pesticidas -y que posteriormente se produce y envasa en el paisaje altamente extractivo y cargado de emisiones de una economía lineal- contribuye a la violación de múltiples límites planetarios. Cada uno de ellos amenaza la estabilidad de nuestros sistemas terrestres al acercarnos a los puntos de inflexión climáticos.

Respaldada por una transición urgente hacia las energías renovables, la economía circular puede ayudarnos a hacer frente al cambio climático, la pérdida de biodiversidad, los residuos y la contaminación y, en consecuencia, a mantenernos dentro de los límites planetarios. La economía circular elimina los residuos y la contaminación, mantiene los productos y materiales en circulación y regenera la naturaleza. Es un sistema de soluciones medioambientales y económicas que puede verse a través de la historia del café.

Beber café es ritualista, así como restaurador

Beber un café es una pausa momentánea en un mundo salvaje de trabajo. Pero estas pausas a menudo implican despilfarro: tazas de café de un solo uso, sobres de azúcar y agitadores. Esto tiene que cambiar. En nuestra actual economía lineal, la proliferación de residuos -tanto materiales como estructurales- tiene importantes consecuencias para la naturaleza actual de nuestra policrisis global interconectada.

La buena noticia es que, en toda la industria mundial del café, las acciones de economía circular están empezando a arraigarse. En este trabajo vital para desvincular la actividad económica del consumo de recursos finitos, los principios del diseño circular han ayudado a establecer cápsulas compostables en casa, sistemas de tazas reutilizables en toda la ciudad y máquinas de café de pago por uso. En los últimos años, los residuos del café se han reutilizado de forma imaginativa: los posos reciclados se han utilizado para crear elegantes zapatillas, también se han convertido en fibras naturales en la moda y la piel seca del grano en piezas de automóvil.

La naturaleza puede ser nuestra mejor aliada

Cada uno de estos ejemplos nos muestra que es posible un futuro mejor para las empresas, la sociedad y el mundo natural. En una economía circular, la regeneración de la naturaleza es esencial si queremos no sólo evitar daños adicionales, sino proporcionar las condiciones para que los sistemas naturales empiecen a reconstruirse. El objetivo debe ser hacer más bien en lugar de menos mal. El sistema alimentario mundial es un buen punto de partida. En lo que respecta al café, ayudar a los agricultores a pasar a una agricultura regenerativa puede reportar grandes beneficios.

El aumento de la demanda de café significa que esta materia prima blanda contribuye actualmente a la deforestación mundial a través de la tala de tierras a gran escala, la destrucción de la biodiversidad y la liberación de las emisiones de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático. Desgraciadamente, estas consecuencias son típicas de la agricultura convencional, como ocurre con el algodón, el maíz y el cacao. Dado que el aumento de la temperatura global reducirá las regiones más adecuadas para el cultivo hasta en un 50%, es esencial encontrar una solución.

En un sistema de agricultura regenerativa, se maximiza la huella espacial de estas plantas amantes de la sombra. Dependiendo de la región, esto puede significar añadir árboles de macadamias o plátanos a la mezcla -lo que se denomina cultivo intercalado- o plantar árboles forestales nativos de rápido crecimiento para favorecer la refrigeración. Además de los beneficios planetarios (los cultivos intercalados densos ayudan a reparar los ciclos biogeoquímicos rotos, reduciendo tanto la contaminación como las emisiones), este método ayuda a los agricultores a diversificar la producción y los ingresos para lograr una mayor seguridad y rendimiento de los cultivos a largo plazo.

El futuro del cultivo del café es regenerativo

Ésta es sólo una de las formas en que la agricultura regenerativa puede contribuir a garantizar el futuro del cultivo del café y, en general, la seguridad de nuestros sistemas alimentarios. Otras están relacionadas con el agua. En una taza, las opciones basadas en el agua -filtrada, hervida o destilada- aportan sutiles diferencias de sabor y tono. A escala, la relación del café con el agua es más significativa, ya que actualmente contribuye a la escasez mundial de agua dulce. En 2019, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura afirmó que una sola taza de café requiere 140 litros de agua para su cultivo, procesamiento y transporte.

Al aumentar la capacidad de filtración y retención del suelo, las prácticas agrícolas con resultados regenerativos ayudan a reducir la demanda -y la dependencia- de las reservas de agua dulce. Como estrategia de mitigación, una economía circular ayuda a reducir las emisiones que están causando patrones meteorológicos impredecibles y volátiles (inundaciones y sequías) como parte de una acción climática más amplia.

Los retos futuros están interconectados

En los sistemas agrícolas convencionales, la salud del suelo se degrada por los insumos químicos, se altera por un laboreo excesivo y se despoja de biodiversidad, microorganismos y nutrientes. Pero si se cultiva como parte de un sistema regenerativo, su fertilidad, densidad de nutrientes, retención de humedad, estructura, estabilidad, secuestro de carbono y biodiversidad se fortalecen.

La escala y complejidad de estos retos globales interconectados -por no mencionar nuestra complicidad en su construcción- parece mucho para considerar en una mañana entre semana. Pero, de nuevo, ¿qué es una pausa para el café sino un poco de tiempo y espacio para afrontar las grandes cuestiones, considerar las causas profundas de los problemas compartidos y darnos la confianza necesaria para dar pasos hacia sus soluciones?

https://ellenmacarthurfoundation.org/articles/deconstructing-the-perfect-cup-of-coffee

Views: 2

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Pop Up Image

¡Recibe nuestros contenidos gratuitamente!

Somos un medio de comunicación digital y agencia de marketing y publicidad. Explora nuestros servicios para impulsar tu marca y mantente informado con noticias veraces. No te saturaremos con correos no deseados.X

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

Discover more from DIMENSION TOTAL

Subscribe now to keep reading and get access to the full archive.

Continue reading